Allá en el Chalten!

Cerro Eléctrico, Andes.

Y si en algún momento habíamos tenido la percepción de que el viaje había perdido el sentido, fue sin duda la visión del Fitz Roy sin niebla, el que nos hizo recobrarlo.